Tag

Graciela Iuorno

Browsing

El tren, il treno, the train, en el idioma que lo nombremos  este medio de transportes aceleró el traslado de mercancías y de viajeros, conectó poblaciones y creo nuevos pueblos a lo largo del mundo al despuntar del siglo XIX. Por inversiones de capital privado o por iniciativa de Estados, o ambos en conjunto cambiaron la fisonomía de los países y las regiones por donde el trazado de las vías iba generando empleo y radicación de migrantes.

por la historiadora Graciela Iuorno* para descubres.com

FOTO: del libro «Un siglo 1904-2004 – Neuquén ciudad imaginada, ciudad real»
Carlos_Pellegrini_en_estación_Constitución,1900(AGN) – Wikipedia

A lo largo de la historia el tren fue protagonista y escenario de novelas de crímenes y  suspenso; fue medio de traslado de tropas en conflictos armados en los siglos XIX y XX; fue vehículo de trasporte para la extracción de las riquezas de pueblos dominados por el poder colonizador; fue objeto de inversión de capital en los nacientes mercados capitalista; fue    conexión  para los vecinos  que recibían, en lugares remotos, a quienes bajaban en la estación del pueblo. Éstos podían ser,  un nuevo médico, un viajante que visitaba los comercios locales, un elenco de artistas que ofrecían sus representaciones en el teatro popular; entre otras múltiples situaciones que lo tenían como protagonista. Fue lugar de citaspara jóvenes enamorados y la ‘vuelta al perro’ para amigas y familias.

La distribución de las vías de comunicación en los territorios patagónicos y complementariamente con la explotación de sus riquezas naturales fue el desafío,  y a la vez los medios de acción del capital privado y del Estado nacional para cumplimentar su ideario de progreso.  La instalación del ferrocarril y del telégrafo en la Norpatagonia se relaciona con la eventualidad de un enfrentamiento militar con el Estado chileno.  Su concreción se vincula con las tratativas  entre el  gobierno argentino y el ferrocarril del Sud (inglés) para el tendido de la red hasta Neuquén- a través de la firma de un contrato en 1886- que le permitió  obtener tierras a ambos lados de las vías. Además se le autorizó a  construir en el Puerto de Bahía Blanca las instalaciones que considerase necesarias para las operaciones  de carga, descarga y almacenamiento de su tráfico (Iuorno, Miralles y Nasser, 2007, 338/9). 

En 1899, la línea férrea llegó a la unión de los ríos Neuquén y Limay y en 1902 se lado occidental, la Confluencia.  Por tanto, avanzó y tomo posesión efectiva de millares de leguas de tierras aptas para la ganadería y agricultura, que el gobierno quería en nombre de la seguridad nacional y así el ferrocarril no tardó en provocar cambios en la actividad económica de la región y el ramal llegó a ser el más rentable del país.

La construcción del estatal ferrocarril San Antonio Oeste- Nahuel Huapi se proyectó en 1908 y el tramo final concluyó en Bariloche en 1934 básicamente para beneficiar a los ganaderos del norte de la Patagonia, facilitándoles  la comercialización de la lana.

Mientras tanto, el Ferrocarril de Sud extendía la punta de riel hasta Zapala, abandonándose el proyecto del Ferrocarril trasandino del Sur que uniría el puerto de Bahía Blanca con el puerto de Talcahuano en Chile.   

Foto de estación Zapala

El primer gobierno de  Domingo Perón, en 1946, tuvo como política económica inicial la nacionalización de los servicios públicos. Con relación  a los ferrocarriles para Gran Bretaña la explotación de este servicio ya había cumplido un muy valioso ciclo y los dividendos eran cada vez  menores. La administración por parte del Estado otorgaba al país un instrumento de gran poder económico, social y  político (Gambini, 1983, 86/89).      

Estación de Retiro (Buenos_Aires)

“Naci en Saavedra, pcia de Buenos Aires,  de muy joven cuando buscaba trabajo me fui a Pedro Luro…hasta que llegue a acá (Neuquén) por tenía familiares y en aquel tiempo estaba tomando gente en el ferrocarril y me anote…el lugar no era como ahora había unos arenales tremendos…vivíamos en las colonias justo sobre la calle Independencia… las casas estaban a un metro más abajo cuando venía el agua de las bardas por las copiosas lluvias todo se inundaba… me jubile en el ferrocarril toda mi vida de trabajo allí”. H.R

FOTO: del libro «Un siglo 1904-2004 – Neuquén ciudad imaginada, ciudad real»

“Me inicié como mensajero y me jubile como jefe de estación. Entre en 1943…te voy a decir que la mejor época que tuvimos fue con los ingleses, trabajabas muchas horas pero ganabas bien…te daban la posibilidad de aprender..estudié telégrafo con un jefe de correo… cuando el gremio se partidizó comenzaron las divisiones… yo era socialista me afilé a los 18 al partido de Alfredo Palacios…” D.P 

FOTO: del libro «Un siglo 1904-2004 – Neuquén ciudad imaginada, ciudad real»

*Graciela Iuorno es Profesora y Licenciada en Historia. Universidad Nacional del Comahue. Magister en Educación Superior, UNCo. Doctoranda por la UN-Centro de la Provincia de Buenos Aires-Tandil. Docente del Área Universal e investigadora en la Facultad de Humanidades-Cehepyc/Clacso. Investigadora en Grupos de Trabajo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

Otra vez el desastre. El temporal del año 1975 afectó a todo el Alto Valle de Neuquén y Río Negro, y Cutral Có. Este artículo constituye la segunda entrega de un registro de inundaciones históricas que afectaron la región.

por la historiadora Graciela Iuorno* para descubres.com

En 1972, la primera gran represa hidroeléctrica El Chocón/Cerros Colorados sirvió para atenuar las crecidas extraordinarias del río Limay, pero en 1974 y 1975 recordadas lluvias se produjeron debajo de la represa produciendo efectos devastadores.

Según expresaban los medios de prensa de la región, el temporal de lluvias, que se abatió sobre el alto Valle en enero de 1975, arrasó viviendas, anegó barrios y produjo cuantiosas pérdidas en la capital neuquina. La magnitud y potencia aluvional que cayó desde las bardas con una mezcla de greda rojiza, barro, piedras y agua cubrieron importantes calles y aceras con este material.

Entre las zonas más afectadas se encontraban los barrios ‘Bouquet Roldán’, ‘Villa Florencia’ y ‘Vitale’. Este último ya había sido duramente afectado por las lluvias de abril de 1973. En este sector, el temporal echó abajo viviendas donde más de 100 familias fueron evacuadas y alojadas entre el Cuartel de Bomberos y el Corralón municipal.

Barrio Villa Florencia – FUENTE barriovillaflorencia.blogspot.com

Vecinos de la zona recuerdan que durante ese año se había dictado una nueva ley que les daba la propiedad de ‘Los Solares’ con previa nivelación y rellenado de los terrenos para evitar futuros problemas. Pero ante las nuevas inclemencias climáticas se puso en el tapete la problemática de estos vecinos que condujo al gobierno a adjudicarles el plan de 120 viviendas construidas en ‘Tiro Federal’

Barrio Bouquet Roldán

La resolución de las demandas de los pobladores involucró la acción de la Municipalidad, de la Provincia, de la Policía, de los Bomberos voluntarios y el Ejército.

Nuevamente, entre el 11 y 14 de marzo, las cuadrillas municipales se ocuparon de despejar de las calles de la capital una espesa capa de lodo que las había cubierto por las copiosas lluvias. En dos días cayeron más de 100 milímetros. En la ciudad de Neuquén se evacuaron alrededor de 2200 vecinos,  también hubo evacuados en Cutral Có y otras localidades de la provincia; cifras similares se verificaron en las ciudades valletanas de Río Negro. Se contabilizaron, asimismo, muertos y desaparecidos.

Casas derrumbadas tras el alud. Imagen de Archivo de “Río Negro” publicada el 13 de marzo de 1975. Cutral Có.
El día después en Cutral Co. La ciudad más golpeada. Los más memoriosos recuerdan la paradoja de vivir en una zona árida y seca que no estaba preparada para recibir tanta agua en tan poco tiempo. 1975, Archivo Diario Río Negro. FUENTE: https://masneuquen.com/
Cutral Có, lo más grave: 35 muertos, 11 desaparecidos y 2.500 evacuados. FUENTE: https://masneuquen.com/

El Intendente de Neuquén manifestó: la ciudad “tiene capacidad para absorber a los evacuados de Senilllosa y Plottier, existen albergues en las escuelas y el hospital, y se distribuyen raciones de alimentos por medio de la unidad carcelaria local y las cocinas del Ejército; se reparte leche, azúcar, ñaco, etc”.

Una ex estudiante y dirigente estudiantil de la Universidad Nacional del Comahue recuerda: “nosotros llevábamos comida, frazadas, ropas de abrigo  a los vecinos que se albergaban en la universidad, además íbamos a los barrios para ofrecer nuestra colaboración, para lo que se necesitara, si eran  traslados avisábamos,  también alimentos que donaban, fueron días muy difíciles, hubo familias que lo perdieron todo…todo…”

Universidad Nacional del Comahue – sede Neuquén. Década del 80.

A diferencia de las lluvias desatadas dos meses antes, las proporciones catastróficas que asumieron las consecuencias del temporal las instituyeron en las mayores registradas en la norpatagonia argentina desde las inundaciones de 1899 que arrasaron con poblaciones y ciudades rionegrinas (Burd/Iuorno,  Neuquén, 2004, p.200/201).

Comunicado del Gobernador Felipe Sapag: “…hacemos llegar nuestro profundo reconocimiento al gobierno nacional, al Ejército, a Gendarmería, policía Federal, Bomberos, YPF, y a todas las instituciones gremiales, empresarias, deportivas y de servicio, a todas las escuelas, maestros, profesores y alumnos el aporte invalorable de apoyo y albergue, para mitigar el dolor y el sufrimiento de millares de neuquinos damnificados. A Vialidad Nacional y Provincial, cuyos jefes técnicos y empleados trabajaron noche y día con abnegación, sacrificio, nunca terminaremos de agradecerles. A los municipios y administración pública provincial y nacional, con sus empleados, obreros y funcionarios, nuestra felicitación y agradecimiento…”(abril de 1975).

Casa de Gobierno. Ciudad de Neuquén.

Decreto de la presidenta:

La presidenta de la Nación  María Estela Martínez de Perón Decreta:

Artículo 1. Declárense zona de desastre a los territorios de las provincias de Neuquén y Río Negro que se hallaren o resultaren afectados por los fenómenos meteorológicos.  

Presidenta de la Nación  María Estela Martínez de Perón

Los recuerdos de Gladys, profesora de nivel inicial, nos ponen en primera persona, con sus vivencias,  las secuelas de las inundaciones del ’75: “cuando llegué a esta provincia (Río Negro) de El Maitén (con destino) a Roca,  ingresamos por Balsa Las Perlas y como había llovido tanto teníamos que esperar la balsa para cruzar al otro lado, nos picaron  mucho los mosquitos…me quedaron grabadas las compuertas que ponían en las casas de la calle Maipú  (en Roca) y los montículos de tierra como contendores que había frente al Diario Río Negro…’ (Gladys N. maestra jardinera, Gral. Roca)

Calle Maipú, instalaciones del Diario Río Negro. Ciudad de Roca, Río Negro.

LINK PRIMERA RAPARTE: https://descubres.com/aquellas-inundaciones-que-quedaron-en-la-memoria-de-los-valletanos-primera-parte-%f0%9f%8c%8a/

—————–

*Graciela Iuorno es Profesora y Licenciada en Historia. Universidad Nacional del Comahue. Magister en Educación Superior, UNCo. Doctoranda por la UN-Centro de la Provincia de Buenos Aires-Tandil. Docente del Área Universal e investigadora en la Facultad de Humanidades-Cehepyc/Clacso. Investigadora en Grupos de Trabajo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

SEGUINOS EN INSTAGRAM:

El temporal de 1957 afectó a todo el Alto Valle y fue por él que decidieron la creación de Parque Norte. Este artículo será la primera parte de un registro de inundaciones históricas que afectaron la región.

por la historiadora Graciela Iuorno*

Corría el año 1957 y, en los exTerritorios Nacionales (1884/1955), se debatían las bases fundamentales  de sus constituciones, y la convocatoria a elecciones permitió a los ciudadanos patagónicos elegir por voto popular a sus gobernadores –antes eran nombrados por el poder central-. Los convencionales constituyentes redactaron la constitución y en las elecciones triunfó a nivel nacional y local la UCRI, con el peronismo proscripto.   

En noviembre de 1957, un temporal afectó a todo el Alto Valle por igual. En la ciudad de Neuquén el agua traspasó las vías del ferrocarril y los barrios más afectados fueron ‘Villa Farrel’, ‘Colonia Confluencia’, ‘Sapere’ y ‘Barrio Nuevo’.

B. Villa Farrel
B. Sa.Pe.Re – Neuquén

Se realizó un censo con los damnificados para verificar los daños ocasionados por el temporal, que afectó prácticamente a casi todas las casas, muchas de ellas construidas con adobe y con pisos de tierra.

Recordaba un antiguo vecino: “Era una tarde en el mes de noviembre, se empezó a nublar y se largó la tormenta… se había hecho una defensa y toda el agua de la barda caía para el centro. En Villa Farrel iba por la calle Alderete y caía en la calle Alem, cruzaba la vía y llegaba el agua hasta la calle Saturnino Torres que luego iba a parar al río Limay… Ese día llovió tanto que se tapó el canal y volvió el agua para acá. Reventó el canal y el agua entró por las ventanas de las casas, de la escuela, … sobre el canal había álamos, tiro algunos árboles, techos… sobre el oeste desagotaba en Bouquet Roldán…” (testimonio oral, Taller Barrio Villa Farrel, GHReFo, noviembre, 2000)   

Otro vecino recuerda: “desde la ventana de nuestra casa veíamos pasar un mantel y objetos que seguro eran de una mesa servida…yo iba a la primaria y esos recuerdos me quedaron muy fijados en la memoria…” (testimonio, taller Villa Farrel, cit.).

Tras las inundaciones se conformó una comisión Vecinal Pro-Defensa Villa Farrel para presentar a las autoridades, tanto del gobierno de la provincia como municipal de la capital, con una propuesta de desviación, de la llamada obra de defensa, por la denominada punta de sierra «Boca del Sapo». A criterio de la comisión, presentaba más garantías a la villa, a la ciudad capital y a sus alrededores (Carpeta inundaciones, Acta 20/11/57 y Nota 21/11/57. AHM).

Se construyeron nuevas defensas aluvionales que evitaron los grandes zanjones en las calles que corrían del Norte a Sur como Jujuy y Bouquet Roldán que aislaban a los pobladores que tenían que ser cruzados por los bomberos.

Un testimonio nos contó: “Yo vivía en C.H. Rodríguez y con las lluvias el agua pasaba como un río, una correntada y bajaba de todo y al que le tocaba, le tocaba… por los gravísimos aluviones se determinó la necesidad de realizar obras de defensa… que consistirían en diques escalonados, en cañadones y forestación intensiva en el área” (M.B., GHReFO, 1999).

Foto de la calle C.H. Rodríguez

Se destruyeron más de cuarenta viviendas, vastas zonas de la ciudad quedaron cubiertas de gruesas capas de material sólido depositadas en las calles y en el interior de las casas. En 1959, el intendente de la ciudad de Neuquén solicitó al Ministerio de Agricultura de la Nación la colaboración técnica y económica para encarar una solución: la forestación en la parte norte de la ciudad, que hoy cuenta con el predominio de cipreses, eucaliptos, olmos y  pinos.

Fotos actuales de parque Norte Ph: Juan Pablo Iozzia

Como nota de color  y desde la  experiencia personal/familiar  comparto relatos de mi vida.  Mis padres, que por ese entonces vivían en la chacra y hacían las compras una vez al mes  en el centro de Roca,  se tuvieron que quedar, tras el temporal,  en la casa de una tía. Por fortuna era una casa grande, porque tuvo que contener a unos cuantas personas. Lo que ellos recuerdan es que me ‘largué a caminar’ por primera vez en la vivienda que nos alojó, ante la sorpresa de todos. Por ello, en la memoria de la familia está esa fecha de noviembre de 1957, y el triste recuerdo de la inundación con personas en las copas de los árboles y  distintos objetos que arrastraba la corriente.”

Graciela Iuorno
Foto de una camioneta volcada (25.12.1951) – Gentileza Abuelo ‘Mingo’ Iuorno

*Graciela Iuorno es Profesora y Licenciada en Historia. Universidad Nacional del Comahue. Magister en Educación Superior, UNCo. Doctoranda por la UN-Centro de la Provincia de Buenos Aires-Tandil. Docente del Área Universal e investigadora en la Facultad de Humanidades-Cehepyc/Clacso. Investigadora en Grupos de Trabajo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

Un nuevo Especial DESCUBRES para que seguimos indagando en nuestra historia

por la historiadora Graciela Iuorno*

La Castellana fue construida en 1922 por el español Arsenio Martín y  su esposa Josefa Sariego en  el espacio que hoy conocemos como Valentina Sur en la ciudad de Neuquén. Don Arsenio llegó desde  Bahía Blanca, provincia de Bs As., estableciendo una Barrraca con acopios de frutos del país. Fue el primer procurador de Neuquén capital.

Se dice que fue quien acuñó la expresión muy popularizada en la región para dar cuenta de nuestra identificación con estas tierras regadas por los ríos: “quien bebe agua del Limay nunca se va del lugar”. Compro tierras en cercanías de Las Perlas donde construyó una casona emblemática entre las chacras aportándole una edificación con diseño europeo a orillas del río que expresa  la memoria de un momento  histórico de comienzo del siglo XX. La casa se conserva hoy como un trozo/huella de lugar memoria histórica local y su nombre es un trozo de memoria de España: la castellana.

Río Limay, zona Balsa Las Perlas. Ph. Juan Pablo Iozzia

La casa estaba rodeada de alamedas y  con puentes para poder ingresar en época de inundaciones y se utilizaba los fines de semana para paseo de los miembros de la familia numerosa (9 nueve hijos), amigos  e invitados que visitaban el lugar paradisiaco en las tarde de verano patagónico.

Fue presidente de la Comisión  que organizó los eventos del festejo de la nueva capital  con la presencia de autoridades nacionales de la época.  La casona fue escenario y anfitriona de reuniones de personalidades de la política local y regional, entre ellos el exgobernadorterritoriano Enrique Pillotto y el sr Casimiro Gómez quien donó parte de tierras -recibidas del Estado nacional tras la campaña militar-, para la radicación de la capital neuquina en el vértice de la Confluencia.

PH: neuqueninforma.gob.ar

Cuando falleció en la década del ochenta la casa fue vendida, funcionando un espacio recreativo de una mutual sindical y -en beneplácito de quienes consideramos  que fundamental y valiosa la preservación  del patrimonio arquitectónico,  histórico y  cultural  de una comunidad-, en 2017 el Consejo Deliberante de la ciudad por unanimidad declaró a La Castellana patrimonio histórico. La propiedad bajo esta normativa debe conservar la fachada exterior.  

Hoy rodeada de barrios cerrados y  lotes abiertos La Castellana es una construcción que representa un tramo de nuestra historia local. ¡Para los que no la conocen, visiten el lugar y disfruten de recorrido del río Limay que la engalana!!!

—————–

*Graciela Iuorno es Profesora y Licenciada en Historia. Universidad Nacional del Comahue. Magister en Educación Superior, UNCo. Doctoranda por la UN-Centro de la Provincia de Buenos Aires-Tandil. Docente del Área Universal e investigadora en la Facultad de Humanidades-Cehepyc/Clacso. Investigadora en Grupos de Trabajo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales

«Fuerte al Medio» es una antología de cuentos y relatos futboleros del alto valle de Neuquén y Río Negro. Periodistas, escritores y escritoras locales presentan el libro mañana a las 19hs en el Complejo Cultural Cipolletti.

Por la Historiadora Graciela Iuorno*

Cotidianamente, de grandes o pequeñas pasiones están conformadas nuestras vidas. Pasión proviene del  griego  páthos y del latín passio, que significa  ‘sufrir’, ligado al verbo ‘padecer’, representando sufrimiento/padecimiento. Aristóteles ya la había conectado con el placer  y los agregados emocionales del alma.  Para nosotros ‘la pasión es un fenómeno exquisitamente humano’. Hoy suele usarse para referir al gusto extremo por algo como por ejemplo la cocina, el deporte. En este último muy ligado al sufrimiento en la derrota y extrema felicidad con el triunfo!!!

No pretendemos explayarnos en lo que concebimos que es  el eje vertebrador de los relatos: la pasión por el fútbol, que integra articuladamente el libro de producción colectiva, Fuerte al medio. Ya Dario Sztajnszrajber y Eduardo Sacheri, entre tantos otros filósofos, escritores, historiadores, se refirieron y argumentaron con tal maestría sobre esta ‘pasión de multitudes’, que solo nos resta compartir ideas, conceptos. La pelota, la cancha, los jugadores, las hinchadas, las esperanzas, las frustraciones, los goles, son la materia prima, los insumos que dar identidad a los cuentos.

Los autores y autoras de los relatos son Fabricio Abatte, Jordi W. Aguiar Burgos, Horacio Beascochea, Sebastián Busader, Javier Cantarini, Francisco Carnese, Mario Cippitelli, Rodolfo Chávez, Mario Figueroa, Edith Galarza, Nicolás Horbulewicz, Juan Pablo Iozzia, Daniel Lineares, Javier Marcucci, Pablo Montanaro, Gabriela Nemiña, Juan Pablo Quintana, Sebastián Sánchez, Néstor Tkaczek y Sebastián Valero

Con las molduras referenciales de quienes reflexionaron sobre la pasión futbolera  leímos como gran interés el libro colectivo, que desde una ‘dialéctica emocional’ un cuento te invita a leer el siguiente y cada uno de ellos te atrapa por sí mismo.

Los cuentos cortos que nos ofrece esta publicación contienen tanto elementos en común como experiencias particulares de espacios, personajes y tiempos, aunque la preponderancia altovalletana como escenario de desarrollo de muchas tramas le otorgan una esencia identitaria regional que los lectores identificarán rápidamente. No descuidan los autores las referencias a lugares y descripciones situacionales que nos trasportan en diferentes tiempos a ciudades ‘comarcales’ como Cipolletti, Neuquén, entre otras.

Escritos algunos en primera persona y en tercera persona otros, dan cuenta de vivencias, de experiencias  alegres, otras  tristes, pero  con la pasión por la redonda que se registra en el/los personaje/s como en el narrador.

Reunir a tantos escritores en una empresa colectiva es un mérito a reconocer como un logro que comulga lo individual con lo comunitario. Estos comunicadores sociales apasionados tanto por practicar, disfrutar y sufrir como espectadores, como  por dejar huellas de escrituras sobre un tema que conjuga la ‘pasión (por un deporte) que ‘agita el corazón provocando que los  espíritus pasan a los músculos  y agudicen los sentidos’ (Descartes)   

El lunes 7 de octubre a las 19 horas FUERTE AL MEDIO sale a la cancha en la Feria del Libro de Cipolletti en la Sala Lorenzo Kelly Microcine en el Complejo Cultural, en Fernández Oro 57.

Estarán presentes algunos de los 20 escritores, escritoras y periodistas que escribieron estos relatos, historias y crónicas futboleras. Entrada libre y gratuita.

*Graciela Iuorno es Profesora y Licenciada en Historia. Universidad Nacional del Comahue. Magister en Educación Superior, UNCo. Doctoranda por la UN-Centro de la Provincia de Buenos Aires-Tandil. Docente del Área Universal e investigadora en la Facultad de Humanidades-Cehepyc/Clacso. Investigadora en Grupos de Trabajo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.

Vida cotidiana en Neuquén. Bares, confiterías y bailes al despuntar el  siglo XX

por la historiadora Graciela Iuorno*

En el Neuquén de comienzos de la década del ‘10 existían lugares de esparcimiento familiar y también lo  había para hombres exclusivamente  como por ejemplo los bares, las canchas de pelota paleta y de bochas en los cuales era común la práctica de los juegos de azar.

En el bajo en cualquier lado donde hubiera un lugar se jugaba a la taba, al truco y a veces eran corridos por la policía porque algunos vendían vino y la timba era muy común como actividad lúdica prohibida a falta de otras propuestas de entretenimiento.

Ph: Archivo Histórico Municipal

Había canchas de pelota paleta como la que estaba en el bajo en Alcorta y Misiones  que era la  principal propiedad de don Lanchas. Llegó a haber cuatro canchas de bochas y dos de paleta pelota con cuatro tipos jugando y cien jugando afuera.  En los bares de doña Clementina Arias y el Turco Abraham donde se jugaba al sapo.

Ph: Archivo Histórico Municipal

Para las mujeres de los sectores sociales medios estaban los salones de la Confitería Ideal  y el Hotel Confluencia como ámbito de reunión en donde se realizaban los ‘té danzante’ y las jóvenes de los sectores populares frecuentaban el café Armonía ubicado en la calle Sarmiento. La mayoría de ellas se encontraban inmersas en mundo del trabajo en las tareas del hogar.

También estaban las cuadreras con caballos de medio pelo y la pista de la carrera principal se largaba a la altura de la calle Saavedra se corría  por toda la orilla de lo que fue la chacra La Sirena. Los domingos no había lugar para estacionar los charré que eran caritos de cuatro ruedas con los parejeros a la par y traían todo arriba con una carpa que armaban el día anterior y el público era de lo más variado.

En Villa Florencia, en la pista de Nicolás Mena se hacían bailes en pistas de polvo de ladrillo hasta en invierno con tan solo cercado con carrizos y estaba el brasero, hombre  que repartía las palas con brasas debajo  de las mesas arriba de  chapas. A la pista se la regaba a cada rato y había una humedad terrible.

Ph: Archivo Histórico Municipal

Los bailes populares y las tradicionales ramadas, festejo de la conmemoración de la independencia de Chile el 18 de setiembre con el juego de las sortijas, las carreras de caballos y de autos como los carnavales concitaban la atención de los vecinos. También eran frecuentes las romerías de tradición española y las quermeses se desarrollaban en espacios abiertos  y además del típico baile se podía disfrutar  de distintos quioscos que ofrecían de bazar, comidas y concursos.  

Ph: Archivo Histórico Municipal

*Graciela Iuorno es Profesora y Licenciada en Historia. Universidad Nacional del Comahue. Magister en Educación Superior, UNCo. Doctoranda por la UN-Centro de la Provincia de Buenos Aires-Tandil. Docente del Área Universal e investigadora en la Facultad de Humanidades-Cehepyc/Clacso. Investigadora en Grupos de Trabajo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales.