En este momento estás viendo Llega la primavera y descubrimos flores de la Patagonia

Llega la primavera y descubrimos flores de la Patagonia

Te invitamos a ejercitarte en el reconocimiento de flores y la Patagonia tiene unas perlas que adornan sus ya maravillosos paisajes. Vamos a conocer algunas de ellas…

LUPINOS

También les dicen chochos. Son silvestres y las encontrás a lo largo de las rutas del sur, en especial en Villa la Angostura. Las de un blanco azulado y las violetas son las que más vas a ver. Las flores aparecen durante todo el verano. Lupinus es un género de plantas leguminosas con alrededor de 200 especies originarias del Mediterráneo y de América ​Las plantas de este género reciben el nombre de lupino, chocho, lupín, altramuz, o tremosos. Tienen usos en alimentación humana y animal y también como plantas ornamentales.

MUTISIA

Las Mutisias son enredaderas que crecen, más comúnmente, sobre otras plantas, aunque también pueden ser rastreras. Son perennes, semileñosas y muy resistentes, y están presentes en la mayoría de los ambientes naturales de la Argentina y Chile. En Neuquén hay 2 especies que son las más fre­cuentes: Muticia Decurrons y Muticia Spinosa. La primera, la Muticia Decurrons, es la flor provincial de Neuquén, es conocida también como mutisia naranja, clavel del campo de hojas largas, clavel del campo anaranjado, mutisia virreina, y para el pueblo mapuche, Quiñilhue.

Esta flor es la flor provincial de Neuquén

La Leyenda de la mutisia

“Había hace mucho tiempo en la zona del Volcán Lanín, dos tribus enemigas irreconciliables, que guerreaban a menudo y no terminaba nunca el rencor entre ellos. Sucedió que el joven hijo del cacique de una de las tribus y la hija del cacique de la otra se enamoraron locamente, pero no podían tratarse a menudo y verse abiertamente por el odio que existía entre sus padres. Una oscura noche, la machi (hechicera) vigilaba junto el rehue (altar) durante el nguillatún. De repente rompe el silencio el graznido del pun triunque (chimango de la noche). La machi se estremece, pues sabe que es un grito de mal presagio. Mira a su alrededor y escucha un ruido sospechoso.

Observa atentamente y ve a la querida hija del cacique, que escapa sigilosamente con el hijo del cacique enemigo: ese era el peligroso suceso anunciado por el pájaro agorero. La machi cree que esta acción merece ser castigada, Pero antes de comunicar al padre la fuga de su hija, consulta con el pillán o deidad de su devoción: -¿Debo o no dar parte del rapto al padre de la niña? -Sí contestó el pillán. La machi corre entonces al toldo del cacique y delata la fuga. Enseguida se escuchó por segunda vez el alarmante grito del pun triuque. 

Muy enojado, el padre ordena la persecución y captura de los enamorados. Pronto son apresados, y ante la presencia de toda la tribu son juzgados y condenados a muerte. El no participar del odio que tienen al enemigo es para ellos un gran delito. Ante tal sentencia del pun triuque gritó afligido y doliente por tercera vez, pero nadie lo escuchó. Ambos jóvenes fueron atados a un poste y con lanzas y machetes entre gritos e insultos todo se lanzan contra ellos dándoles la más cruel de las muertes.

A la mañana siguiente los ejecutores de este bárbaro crimen quedaron asombrados al ver que en el lugar del suplicio de los jóvenes enamorados habían nacido unas flores nunca vistas hasta entonces: hermosas flores de pétalos anaranjados. -Quiñilhue! gritaron los primeros que las vieron. Y con ese nombre: Quiñilhue, se conoce desde entonces a la flor que produce una enredadera que se abraza y trepa por los árboles como se abrazaban la pareja de enamorados.

Avergonzados y arrepentidos, los mapuches empezaron a venerar esa flor, llamada mutisia por los blancos. Las almas de los jóvenes, amparadas por el Futa Chao en el país del cielo se amarán por siempre, mientras esa delicada flor de pétalos naranjas nos recuerda su matrimonio, dado por hombres injustos.”

AMANCAY

Verdaderos solcitos de un amarillo aranjado cubren grandes extensiones de la zona boscosa andino patagónica y su presencia ilumina los parques nacionales Lanín, Nahuel Huapi y Los Alerces. Sin duda es en febrero el momento ideal para deleitarse con ellos y si bien se los puede encontrar a los costados de los caminos, en el medio de una montaña o de un bosque.

CHILKO

Florece en los tiempos cálidos. Son bellas flores que cuelgan como pájaros glamorosos. Las llaman, entre otros muchos nombres, pendientes de la reina. Las fucsias son las que vas a ver en la Patagonia, entre Neuquén y Tierra del Fuego. Son arbustos que miden hasta dos metros, son de tallo largo. Hay leyendas mapuches que los incorporan a sus historias.

TULIPANES

En el sur hay campos de tulipanes que crecen en territorios ideales, que pueden ser visitados en su época de floración y que transforman el paisaje en una experiencia increíble. El lugar indicado para conocerlos es Trevelin. Acá te contamos más: Tulipanes de la Patagonia

FOTO: Juan Pablo Iozzia

RETAMAS

Tienen un aroma inconfundible. Estos arbustos amarillos se multiplicaron por la zona de Neuquén. Para algunos, traen un problemas porque alteran el territorio natural, pero ya están ahí , se desparraman y para los viajeros arman una postal imperdible. En primavera los caminos, las rutas, laderas de montañas, orillas de ríos, lagos y arroyos se tiñen de amarillo. Es por la Retamauna planta exótica de origen europeo que llegó en el siglo pasado para quedarse.

FOTO https://www.patagoniaexpress.com/

Deja una respuesta