La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) advirtió este martes que «Argentina sigue dando pasos lentos hacia una reapertura y todavía sin una visión clara para pasajeros y aerolíneas».

A pesar de los signos de flexibilización del Gobierno en materia aerocomercial, las aerolíneas internacionales emitieron un duro documento en el que cuestionaron las restricciones impuestas por la Argentina, a las que calificaron de «draconianas», y reclamaron que se eliminen los topes de viajeros.

“Desconocemos en qué criterio científico se ha basado el gobierno hasta ahora para determinar los cupos diarios de pasajeros. Pero el número cada vez mayor de viajeros vacunados, las buenas condiciones sanitarias que han permitido un progresivo desconfinamiento y la prevalencia de las pruebas y medidas de bioseguridad permiten restaurar la operación aérea sin tener que poner topes», afirmó Peter Cerdá, Vicepresidente Regional de IATA para las Américas.

En los próximos días estaba previsto que el cupo aumentará de los 1.700 pasajeros internacionales diarios a 2.300 con la incorporación del aeropuerto Francisco Gabrielli de Mendoza como corredor seguro aéreo, además de la terminal de Ezeiza. Sin embargo, los cupos diarios no se utilizan en ningún otro país, según Cerdá.

“Los países que han adoptado un enfoque coordinado basado en riesgos para la gestión del control fronterizo han recuperado rutas. Mientras que, en la Argentina, las medidas draconianas adoptadas hasta ahora están impactando en la conectividad del país con el mundo, evidenciando una reducción en sus pares de ciudades de junio a julio de 2021 de 107 a 89”, agregó.

En este sentido, IATA renovó, una vez más, su llamado al Gobierno argentino para trabajar con la industria para elaborar un plan de reanudación y reapertura, que sea “claro y definido, con plazos específicos”, que permitan reconectar al país de manera segura y catalizar los beneficios que genera una aviación activa y competitiva en el desarrollo social y económico de sus habitantes.

El pronunciamiento de la entidad coincidió con el anuncio del Gobierno que formalizó la credencial digital de Mi Argentina como certificado de vacunación contra la covid-19 para los argentinos que viaje al exterior. Además, en lo que parece ser una señal hacia el turismo extranjero, el Ministerio de Salud solicitó que los países envíen sus modelos de credencial para verificar la documentación de las personas que deseen ingresar al país.

Ver también: «Mi Argentina» será el documento oficial de vacunación para viajar al exterior

A pesar del pedido, desde IATA aseguran tener «plena comprensión que, ante todo, el gobierno ha querido proteger la salud de los ciudadanos». Sin embargo, dice, creen que «ya están dadas todas las condiciones para avanzar hacia una nueva normalidad, con la convicción de que es necesario y sobre todo posible, reactivar la economía, el turismo, y las fuentes de trabajo, de forma segura», sigue.

«Y al mismo tiempo lograr el reencuentro de las personas en un contexto en que deberemos aprender a convivir con el COVID-19 y sus variantes, no sabemos hasta cuándo», define el texto.

“Las personas necesitan volver a hacer uso de un servicio esencial de transporte aéreo, sin trabas o medidas que excedan lo realmente necesario para preservar la seguridad. Al entrar en la temporada de verano, necesitamos que la aviación comercial vuelva a ser viable para todos los argentinos. El país tiene que competir, tener precios razonables y dar los servicios esperados. De lo contrario, se seguirá poniendo en jaque la viabilidad de la operación y la conectividad aérea del país”, cerró.

Write A Comment