A solo unos pocos kilómetros de Villa El Chocón vas a descubrir junto a nosotros un lugar increíble para pasar la tarde. ¿Vamos?

POR JUAN PABLO IOZZIA | @juanpabloiozzia

Una vez más, desde descubres.com te proponemos opciones para pasar un día diferente. Vamos a recomendarte un punto realmente fantástico, un horizonte de película al podés acceder y volver en el mismo día porque está a menos de 100 kilómetros de Neuquén. Y del que quizás nunca oíste hablar. Ni bien podamos volver viajar, tenes que anotarte esta propuesta única. A solo unos pocos kilómetros de Villa El Chocón vas a descubrir junto a nosotros un lugar increíble para pasar la tarde. ¿Vamos?

Insistimos desde este espacio que para desenchufarnos de la matriz urbana no hay necesidad de hacer horas y horas de viaje. Es que a veces un lugar ideal para la adventure puede estar muy próximo y en este caso a poco más de 70 minutos estas contemplando una vista panorámica esplendida.

La ciudad de Villa El Chocón está a 88 kilómetros de la ciudad de Neuquén. Tomamos la ruta nacional 22 hacia Arroyito. Nos encontraremos con el empalme hacia el sur tomado la ruta nacional 237. De allí estamos a 32 kilómetros de la villa. Desde allí, a unos tres kilómetros más sobre ruta 237, está el Cañadón Escondido. Vas a ver la cartelería…

VIDEO 

El gran cañón -colorado también- de nuestras tierras

El ingreso al lugar es libre y gratuito. Es posible obtener más información en la oficina de informes municipales de la villa. El recorrido tiene una duración aproximada de entre 3 y 4 horas, y es una actividad netamente diurna. El nombre “Cañadón Escondido” de debe a que desde la ruta no se ve, está, justamente, escondido. Para llegar hay que tomar un camino de ripio, son solo unos metros de la ruta nacional 237. Se llega en auto hasta la entrada, luego se realiza caminando.

Es un cañadón que tiene unos 75 metros de profundidad, que se fue conformando por las descargas fluviales que deben llevar años socavando la tierra. Es por ello, que hay que tener muchísimo cuidado y atención si está con pequeñas y pequeños, deben estar siempre de la mano de un mayor. Desde abajo se aprecia un paredón arcilla rojiza y arena. Hasta llegar al final del recorrido, en el que nos encontraremos con el Embalse Ramos Mejía, hay más de 2000 metros.

FOTOS: Juan Pablo Iozzia

Tierra de dinosaurios, valles de grandes reptiles extintos. Cañadones amarronados socavados por los vientos patagónicos, rojos arcillosos y cerros, aguas verdes y azules, bahías donde se ve el cambio de coloración del agua, atardeceres únicos, serenos.

Rocas y arena. Imaginar figuras en las piedras, contemplar el entorno, no tener wifi, seee NO TENER WIFI al menos por algunas horas.  Travesía, vientos y senderos. Vale subrayar que no hay camping, ni baños ni servicios en la zona, por lo que recomendamos llevar mucha agua mineral, una vianda, repelente y protector solar. Es fundamental llevar calzado, abrigo y ropa cómoda.

FOTOS: Juan Pablo Iozzia
FOTOS: Juan Pablo Iozzia

Una excelente opción para pasar el día, para disfrutar de toda una tarde dominguera, y que nos permite tomar conciencia de lo importante de cuidar nuestra naturaleza, el placer de pasear, de una caminata solo o en equipo, y sorprenderse de las vistas panorámicas que nos brinda el lugar.

FOTOS: Juan Pablo Iozzia

Write A Comment