Resulta que, aunque tal vez no lo demuestren o lo verbalicen siempre, sí valoran las vacaciones familiares, y mucho.

Una familia saludable debe fomentar seguridad en sus hijos transmitiéndoles cariño, amor, aceptación, protección y estableciendo las reglas para una convivencia adecuada, donde haya responsabilidades, acuerdos de libertad, gestión de decisiones, manejo de confianza y respeto. Estos pilares crean niños seguros capaces de crecer y enfrentar al mundo, asumir retos, conocer sus limitaciones y aprender a querer y quererse por sobre todas las cosas. En este sentido, un viaje propicia el espacio ideal para todo esto.

“Piensa: familia unida en la piscina, caminando juntos por el bosque, compartiendo una charla mientras escuchan música en un viaje largo, compartiendo un asado, pasando el rato bajo el sol, sintiendo arena entre los dedos de los pies… Todas estas experiencias activan la expresión genética clave en los lóbulos frontales, explica el Dr. Sunderland, que mejora las funciones ejecutivas como la regulación del estrés, la atención, la concentración, la buena planificación y la capacidad de aprender, y también mejora la salud física y mental.

Según una investigación realizada en 2015 por la Asociación de vacaciones familiares de Gran Bretaña, el recuerdo más feliz del 49 por ciento de los encuestados estaba relacionado a vacaciones en la familiaUn tercio de los encuestados dijo que todavía pueden recordar vívidamente las vacaciones familiares de su niñez, y una cuarta parte de ellos usaron esos recuerdos para superar los momentos difíciles.

FUENTE: Escrito por Santiago Cravero Igarza, Director Creativo y de Contenidos en Intriper.com.

Write A Comment