En la última edición de los Decanter Wine Awards 2020 fue noticia un Pinot Noir de la Patagonia, el Treinta y Dos 2018 de Bodega Chacra, que acaba de ser elegido “Vino del Año” en el más reciente reporte del crítico estadounidense James Suckling.

De esta manera, este tinto elaborado en la localidad de Mainqué, en el Alto Valle de Río Negro, superó a otros ejemplares de prestigiosas bodegas de Alemania, Italia, Austria y Australia.

Otro vino argentino, el grand cru de Cheval Des Andes 2017 (Mendoza), ocupó el puesto N° 9 en el competitivo Top 10. Además, otros siete vinos de la misma provincia figuran entre los 100.

Bodega Chacra es un emprendimiento de Piero Incisa della Rocchetta, un italiano de estirpe artistocrática y dueño de bodegas familiares en la Toscana que en 2003 decidió recuperar un antiguo viñedo abandonado en Mainqué, una pequeña localidad del departamento de Genera Roca en Río Negro

Piero había quedado fascinado con el Pinot Noir patagónico desde la primera vez que lo probó cuando abrió una botella en Nueva York. Y cuando encontró vides de esta cepa plantadas en 1932, tuvo la certeza de que ese hallazgo tenía un potencial enorme. No se equivocó.

“Cuando encontramos esta pequeña viña, de apenas 1.8 hectáreas, nos dimos cuenta de que eran prácticamente oro en un lugar con un microclima extraordinario”, recuerda Piero desde Mainqué, donde recibió la noticia del reconocimiento de su vino.
“Es un enorme orgullo haber podido venir a la Argentina como huéspedes, donde nos atendieron muy bien y pudimos llegar a este resultado en muy poco tiempo”, celebra. También destaca la agricultura orgánica y biodinámica con la que trabajan, donde el entorno -una granja con animales y colmenas donde producen miel- contribuye a la trazabilidad del producto final. “Este lugar es como un jardín del Edén. Al tener baja humedad, no hay plagas, no hay enfermedades en la viña. El único enemigo es el granizo o la helada, pero sino, las condiciones son ideales: composición mineral del suelo, clima, luz, todo esto nos permite hacer los vinos que hacemos, con una muy buena tensión, muy minerales. Son vinos muy gastronómicos y con mucha energía”, describe.

Para della Rochetta y su familia, las distinciones internacionales no son nuevas. El vino insignia de la bodega familiar Tenuta San Guido, llamado Sassicaia, ya había obtenido 100 puntos Parker y elegido vino del año por la revista Wine Spectator. Pero esta es la primera vez que el proyecto personal de Piero en Argentina llega tan lejos.
“Que nos elijan mejor vino del año es como ganar la Champions. Se demuestra que un vino de campesinos como el nuestro puede ser valorado por el mérito de su trabajo”, se enorgullece.

Por su producción 100 % artesanal, se elaboraron solo 6.960 botellas del Chacra Treinta y Dos. Solo 15 % se destinó al mercado interno, por lo que actualmente hay muy pocas unidades disponibles para la venta en Argentina. Esta dificultad para conseguirlo, sumado al prestigio de la etiqueta, hace que las vinotecas especulen con su precio, que varía entre los 10 mil y 25 mil pesos.
Ahora, a raíz del nuevo galardón, la bodega decidió sacar a la venta una partida adicional de 160 botellas que podrán adquirirse a partir del 1° de diciembre. Los pedidos deben hacerse directamente a través de la cuenta de Instagram @bodegachacra o por email: admin@bodegachacra.com.

FUENTE: Clarin

Write A Comment