Un glaciar en Italia perdió más de un tercio de su volumen desde 1993. Durante los veranos tardan 6 semanas en cubrirlo con lonas gigantes para protegerlo de las altas temperaturas.

Desde 1993, el glaciar Presena (Italia) perdió un tercio de su volumen. Cuando llega el verano comienza un arduo trabajo que lleva seis semanas de preparación para protegerlo con lonas y evitar que se siga derritiendo.

Esta medida la tomaron para combatir las consecuencias del cambio climático: el objetivo es proteger del calor el bloque de hielo y así evitar que se sigue derritiendo. Cuando termina la temporada de esquí y antes de que comience el verano, colocan una inmensa tela blanca cubre el flanco de una montaña del Valle del Sol, en el norte de Italia.

“Esta zona se está reduciendo continuamente, por lo que cubrimos la mayor cantidad posible”, explica Davide Panizza, director de la empresa Carosello-Tonale company encargada por las autoridades locales para realizar este trabajo que comenzó en 2008.

El valle está ubicado entre 2700 y 3000m de altura en la frontera entre las regiones de Lombardía y Trentino Alto Adige. Los trabajadores tardan unas seis semanas en completar el proyecto. Desenrrollan grandes tiras de lona sobre el flanco de la montaña, cosen una por una para evitar que se deslicen por la pendiente y colocan bolsas con arena para evitar que el viento las levante. 

Cada franja mide 70 metros de largo y 5 de ancho, y el costo de su fabricación es de 400 euros. A simple viste no se notan porque pasan desapercibidas en esa inmensidad blanca. El método fue mejorando con los años. Franco Del Pero (48) lidera la operación y asegura: “Cuando lo retiramos en septiembre, y que nos damos cuenta del buen trabajo, nos sentimos orgullosos”.

FUENTE; https://www.filo.news/

Write A Comment