Cachito y Flor, una pareja de guacamayos rojos -especie extinta a nivel silvestre desde hace alrededor de 150 años en la Argentina- logró la puesta de un huevo en el Parque Nacional Iberá, en pleno proceso de reintroducción de la especie a ese hábitat.

FUENTE: https://www.elfederal.com.ar/

El Iberá es uno de los hábitats naturales de los guacamayo rojos. Se trata de la segunda oportunidad en la que prospera una unión de ejemplares reintroducidos en 2019 y provenientes de Londres, luego de que este proyecto de la fundación Rewilding Argentina se iniciara en 2015.

El hallazgo de un huevo en un nido de esa reserva correntina es una gran noticia, aunque en esa primera oportunidad, la puesta no prosperó. Asimismo, en ambos casos se trató de huevos fértiles, según indicaron desde la fundación. “Los especialistas nos explican que las parejas establecidas en la naturaleza tienen hasta tres intentos sin que prosperen los huevos, por lo que vemos que se trata del ciclo normal”, informó la vocera de Rewilding, Marisi López.

La nidificación del guacamayo rojo en Corrientes se logró ahora con la unión de los ejemplares Cachito y Flor, que forman parte de la bandada liberada en el Iberá el año pasado. Se encuentran en el portal Cambyretá de los esteros, donde arriban los animales luego de una cuarentena que incluye un proceso de entrenamiento, especialmente de vuelo, en el centro faunístico Aguará ubicado en cercanías a la localidad correntina de Paso de la Patria.

Allí actualmente hay cinco ejemplares en entrenamiento, que próximamente serán liberados en un campo llamado Yerbalito San José, en cercanías de las localidades correntinas de Loreto y Villa Olivari, una zona de montes y bosque nativo donde el año pasado fueron liberados ejemplares de otra ave, el muitú.

FUENTE: https://www.elfederal.com.ar/

Write A Comment